junio 13, 2018 By Caro Salinas

Del sharing economy al sharing goodwill

Del Sharing Economy al Sharing Goodwill

Luego de décadas de esfuerzos, de creación de instituciones, de mediciones de resultados, de políticas públicas, en México, sin importar los esfuerzos que se hagan no logramos abatir contundentemente la pobreza. Según los estudios del Colmex “los resultados de nuestro análisis de movilidad social muestran de manera contundente que las posibilidades de los mexicanos que nacen en pobreza para ascender en la escala social son muy limitadas”.[1] Pareciera que miles de nosotros, sí, nosotros, estamos condenados a nacer, vivir y morir por debajo de las condiciones mínimas para tener una vida digna y humana. Me atrevo a decir que todos, o por lo menos la mayoría, quisiéramos que fueran otras las circunstancias. Que México significa ese algo, ese lugar, que nos brindara a todos los mexicanos una realidad en la que nuestros hijos crezcan todos tranquilos, sabiendo que tienen las posibilidades de desarrollarse. Económicas, profesionales, con libertad, seguridad, esperanza.

 

Esa realidad no existe si no volteamos a ver que todos formamos parte de ese algo llamado México. Según lo que muestran los estudios, el nivel de estudios, las redes de contactos, el capital con el que se cuenta en el lugar en el que se nace, es determinante para poder salir adelante y por ende poder tener movilidad social. México está entre los países con menor tasa de movilidad social, por debajo de Estados Unidos.  Pareciera también que las décadas pasadas, en las que un México se ha logrado posicionar como la 11 economía mundial y ha consolidado una pequeña clase media preparada, activa, educada, no hemos logrado crear el piso parejo que necesitamos para vivir en un país sin tanta polarización, que ha traído, entre otras cosas tantas víctimas.

 

Como herencia del colonialismo, pareciera que le hemos vendido nuestra democracia al clientelismo electoral. A ese sistema, compartido entre todos los partidos, les sienta bien el asistencialismo. El cual, con la práctica clientelar no permite implementar políticas de redistribución efectivas. Por otro lado,  nuestro gasto social es menor al 15% del PIB[2] lo cual nos coloca por debajo del promedio de los países miembros de la OCDE[3]. Según estudios de la OCDE,  nuestro gasto educativo en el 2014 “… México gastó 2,668 dólares en términos de PPP por alumno de forma general en las instituciones educativas de la educación inicial, muy por debajo del promedio de la OCDE de 8,858 dólares. A pesar de que el gasto total en instituciones de educación inicial como proporción del producto interno bruto está ligeramente por debajo del promedio de la OCDE (0.6% frente a 0.8%), los fondos públicos representan el 84% de este gasto, 2 puntos porcentuales por encima de la media de la OCDE”[4]

<iframe width=’550′ height=’620′ frameBorder=’0′ src=’//www.compareyourcountry.org/social-expenditure?cr=oecd&lg=en&page=0′></iframe>

Efectivamente tenemos que terminar con la corrupción. Sin embargo, incluso si se lograra ahorrar el no verificado monto de 9% del PIB [5], necesitamos más.

Ese México que queremos es posible y está en nuestras manos. No en las manos de un sistema, ni de un presidente al estilo monarquía como tenemos hoy. Está en nuestras manos porque podemos compartir lo que tenemos, lo que sabemos y brindarle apoyo, redes, a los mexicanos que estén comprometidos para salir adelante. Hay cosas por las que vale luchar toda una vida, no por no poder llegar a los millones de mexicanos de una vez, no significa que no podamos ayudar a uno, a una familia, por un tiempo determinado. Las plataformas digitales tienen la promesa de crear una nueva democracia, así como nos proporcionan una nueva economía compartida o “sharing economy“, nos abren las puertas para poder cada uno, y entre todos, compartir nuestro conocimiento, nuestras redes para brindar oportunidades a nuestros vecinos. Del “sharing economy” al ¨sharing goodwill”.

Es por eso que estamos diseñando este piloto, en el que cualquiera podemos donar una hora a la semana para ayudar a un chavo a aprender inglés, o para darle seguimiento a una mujer y su familia para que puedan poner un negocio exitoso y seguirse preparando y capacitando.

Cerebro México 2030 , voluntariado

 

Caro Salinas

 

Bibliografía

«Compare su país – Gasto con fines sociales». Accedido 13 de junio de 2018. //www.compareyourcountry.org/social-expenditure?lg=es.

«Panorama de la educación México 2017, OCDE». Accedido 13 de junio de 2018. http://www.oecd.org/education/skills-beyond-school/EAG2017CN-Mexico-Spanish.pdf.

Limited, Nitrolabs. «informe-desigualdades-2018.» Accedido 6 de junio de 2018. https://app.luminpdf.com/viewer/HsS9P9ZLjqBSjgcTt.

Martínez, León A. «¿Cuánto destinan los países de la OCDE para gasto social?» El Economista. Accedido 13 de junio de 2018. https://www.eleconomista.com.mx/economia/Cuanto-destinan-los-paises-de-la-OCDE-para-gasto-social-20170831-0087.html.

Paredes, Sofía. «#Verificado2018 | BM no dijo que corrupción en México equivale a 9% del PIB • Forbes México». Forbes México, 6 de abril de 2018. https://www.forbes.com.mx/verificado2018-la-corrupcion-cuesta-9-del-pib-en-mexico/.

 

[1] Limited, «informe-desigualdades-2018.»

[2] Martínez, «¿Cuánto destinan los países de la OCDE para gasto social?»

[3] «Compare su país – Gasto con fines sociales».

[4] «EAG2017CN-Mexico-Spanish.pdf».

[5] Paredes, «#Verificado2018 | BM no dijo que corrupción en México equivale a 9% del PIB • Forbes México».